Prueban la realidad virtual en el aire los pilotos del B-1B Lancer

La realidad aumentada llega al Ejercito del Aire

La realidad aumentada ha llegado al Ejército del Aire. Los medios de comunicación informan constantemente sobre nuevas e innovadoras formas de formar a los pilotos, pero ¿y la realidad aumentada?

A diferencia de la RV, en la que el usuario se sumerge en un mundo imaginado por la tecnología, los usuarios de la RA ven su entorno físico con objetos artificiales superpuestos en la escena. Esta puede ser una forma beneficiosa de entrenar a los pilotos mientras se obtiene el efecto completo de volar. Eso es exactamente lo que ha hecho el equipo de Red 6 con su Sistema de Realidad Aumentada Táctica Aerotransportada (ATARS).

El mayor Scott Thorup, comandante del Destacamento 14 de Apoyo al Entrenamiento del Mando de Combate Aéreo, y el capitán Garrett Gamble, actual comandante de vuelo de operaciones del 7º Escuadrón de Apoyo a las Operaciones, junto con los pilotos del F-15E Strike Eagle asignados al 4º Ala de Caza, pudieron experimentar el ATARS en Santa Mónica, California.

«Cuando se trata de entrenar, puede ser difícil y costoso poner un B-1 y un avión cisterna de diferentes bases en el mismo espacio aéreo al mismo tiempo, especialmente cuando tenemos nuevos pilotos que están aprendiendo a hacer reabastecimiento aéreo», dijo Thorup. Afirma que quieren utilizar el sistema de realidad aumentada de Red 6 como una solución rentable para dar a sus pilotos el entrenamiento más realista posible.

Dado que muchos pilotos de B-1 tienen que pasar por su entrenamiento, el ATARS podría ser la solución para mantenerlos operativos. El sistema de auriculares funciona en el exterior y en los entornos dinámicos de alta velocidad en los que opera el B-1, y permitirá a los pilotos «cargar» el avión cisterna para entrenar en tiempo real, todo ello mientras el visor sigue los movimientos de la cabeza del piloto y la posición de la célula para determinar el aspecto del avión cisterna virtual y su posición con respecto al avión en vuelo.

El ATARS se desarrolló originalmente para entrenar a los pilotos de cazas y poner a prueba sus habilidades de combate aire-aire en el «espacio aéreo rojo», que es el espacio aéreo enemigo, pero el equipo ha abierto sus capacidades también al reabastecimiento aéreo. También existe la posibilidad de ampliar el programa a medida que avance la tecnología de Red 6.

Dan Robinson, director general de Red 6 y antiguo piloto de F-22 Raptor, afirma que forman parte del desafío AFWERX, dirigido por las Fuerzas Aéreas, y como parte de él demuestran una capacidad que es indicativa de la visión más amplia de lo que están iniciando. «Quería resolver el problema de Red Air sin poner activos físicos en el espacio aéreo, sino creando un mundo sintético en el que los pilotos reales puedan subirse a los aviones y entrenar, así que hay una serie de pasos que tenemos que dar sistemáticamente para esa visión más amplia, y tener a los pilotos aquí para experimentar con el ATARS es uno de esos pasos.»

Aunque el ATARS todavía está en la fase final de desarrollo del producto, las tripulaciones de los B-1 tienen grandes esperanzas en la tecnología y la formación que podría proporcionar a las Fuerzas Aéreas, así como en los miles de dólares y horas de trabajo que podría ahorrar.

Robinson afirma que están increíblemente orgullosos de trabajar con el 4º Ala de Caza y el 7º Ala de Bombardeo y de recibir su aportación. «En última instancia, la fuerza motriz era que queríamos obtener capacidades para el combatiente y hacer las cosas de manera diferente para resolver problemas que nunca se resolvieron en mi época. Creo que esta tecnología, la realidad aumentada y el entrenamiento sintético, es el camino a seguir«.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin